Ni un paso en falso
Mágica unión de danza, música y plástica en "Con los pies desnudos"
Diario El Popular. Olavarría, Martes 6 de Noviembre de 2001
 
por Guillermo del Zotto
 
   
 
Un mágico sobrevuelo sobre la vida de Frida Kahlo. la exquisitez interpretativa de la pianista Evelina Aitala Pacín. la hiriente danza de lo cotidiano con música de Hermeto Pascoal y Eduardo Timpanaro... Es difícil seleccionar un momento del espactaculo "Con los pies desnudos", como para describir esta propuesta dirigida por Carolina Doartero.
 
 
 
En los 17 cuadros que presentó, la acompañaron músicos, alumnas y artistas. Juntos ofrecieron un espectáculo sin respiro y con un abanico de matices que pasó del pop local (Can Can) al clasicismo universal (Beethoven) de la mano de sutiles puentes.

"Con los pies desnudos" arrancó con un cuadro de danzas conocido como "Viaje de signos". Carolina Doartero había presentado ese número en el espectáculo "Mama sin tacos no puede bailar", al igual que otro de los cuadros como "Tacos-tango", donde se destaca una poética interpretación de "Naranjo en flor".

A la aparición de Carolina Doartero se fue intercalando la de sus alumnas, que realizaron "Entrelazadas", "Tema y variación II", "Formas vivas" (Carolina Villanueva y Valentina Olondo), "Tanguedia" (Nadia Rosenzvaig), y "Tema y variación I" (Malena Lago y Milena Zanelli).

También se sumó el guitarrista Eduardo Timpanaro, quien luego de ejecutar un tema propio titulado "Sueño", acompañó a todas las bailarinasjuntas en el gran cuadro titulado "Todas somos Diana Coti". Fue la parte mas concreta desde lo conceptual, ya que en una extendida interpretación las artistas representaron la desventura de lo cotidiano -de ahí el juego con las palabras "Diana Coti"-

Bien llevado desde lo técnico y organizativo y con una cantidad de publico apreciable (estuvo colmada la planta baja del teatro), el espectáculo tuvo una evidente bisabra cuando subió al escenario Evelina Aitala de Pacín. Sus manos en el piano fueron enérgicas, precisas y dulces a la vez para interpretar "Elevación", de Schumann. Luego la acompaño la sutileza de movimientos de Carolina Doartero nada menos que con "Claro de luna", de Beethoven. Sones finales y ovación.

Con muy poca diferencia de tiempo, llegó "Virgenes y Santos", el tema de "Can Can" de Claudio Pedreira que Carolina ejecutó cuando el grupo de pop local presento sus últimos temas en el Teatro.

Como si no hubiese habido un poco de todo, llegaron luego varias experimentaciones mas. Por un lado la sugestión de la danza junto al saxo de Beto Melendi, plástica de Maria Ines Fitte y la danza de Carolina Doartero.

Un cuadro tras otro, sin respiro y con los pies desnudos. Como para que el publico agrupe en su cabeza todos los lenguajes expresados y luego los comience a decodificar camino a su casa.